Skip to content

Electromagnetismo y Fotónica

Desde el momento inicial de la creación de la escuela, su Director Ricardo Valle, postgraduado en la Universidad de Göttingen, impulsó el desarrollo de las actividades en las áreas electromagnética y fotónica y aglutinó todos los esfuerzos académicos en ambos campos. Contó con el apoyo de Carlos Angulo, que habiendo sido Catedrático en Brown University retornó a Madrid desde EE.UU. en 1970 y promovió el desarrollo de la radioastronomía en nuestro país. Cuando se trasladó a Barcelona alcanzó un acuerdo con la NASA para poder disponer de tiempo de utilización de las antenas de la red de espacio profundo (DSN) y realizar medidas interferométricas de larga base (VLBI). A ellos se unieron Javier Bará y Angel Cardama, que se habían doctorado en Estados Unidos, y Ferran Canal que lo había hecho en Francia, e iniciaron las actividades de investigación en radiofrecuencia y microondas, fotónica y comunicaciones ópticas, junto también con Elías de los Reyes y Juan A. Fernández Rubio que vinieron a Barcelona tras graduarse en la Escuela de Madrid.

 

Al incorporarse a este grupo inicial, a partir de 1976, los ingenieros ya formados en la Escuela de Barcelona, Eduardo Artal, Adolfo Comerón, Ignasi Corbella, Antoni Elías, Miguel Ferrando, Domingo Iborra y Lluís Jofre se produjo una fuerte consolidación de las actividades académicas y se establecieron profundos y duraderos vínculos de cooperación con centros de investigación y universidades nacionales e internacionales. La presencia en el grupo de dos profesores vinculados a la industria, Albert Martí y Pedro Mier aportó una información de primera mano sobre las necesidades del sector y contribuyó a tender puentes de colaboración con la industria. Es en este contexto cuando comienza un periodo de producción científica muy intenso, propiciado por la incorporación al grupo de nuevos profesores, Jordi Berenguer, Antoni Broquetas, Jordi Hernández y Lluís Pradell inicialmente y, en años sucesivos, Federico Díos, Juan Manuel Rius, Jordi Romeu y Lluís Torner. Las líneas de investigación se ampliaron para incluir el diseño de antenas, de circuitos de microondas, de componentes fotónicos y óptica integrada, así como de sistemas holográficos, de sistemas de radar, de equipos receptores de comunicaciones y de televisión por satélite, de sistemas de teledetección activa y pasiva, tanto de microondas como ópticos, de comunicaciones ópticas, tanto por fibra como en el espacio libre, y las aplicaciones industriales y biomédicas de microondas. Un eje fundamental en estas actividades fue mantener una visión global de sistema, potenciando el carácter interdisciplinar de los equipos investigadores, compartiendo también todos los recursos experimentales y los medios y el personal técnico de apoyo.